¿Es el ámbar una piedra semipreciosa?

piedra semipreciosa

¿Es el ámbar una piedra semipreciosa?

La piedra ámbar es un tipo de piedra natural producto de importantes procesos de transformación que se generaron en la superficie terrestre hace millones de años. Además de su belleza y numerosas aplicaciones en joyería y arte, esta piedra natural reúne numerosas cualidades energéticas y curativas que la convierten en una piedra especial, estrechamente conectada con el Sol y la Tierra. También encontramos una amplia variedad de usos derivados de sus cualidades energéticas, terapéuticas y curativas. Puedes encontrar ambar piedras naturales en tu tienda de litoterapia.

El ámbar es una piedra semipreciosa que procede de la fosilización de las resinas exudadas de algunos árboles, que tras millones de años de transformación la convirtieron en esta piedra natural tras un complejo proceso de fosilización. Estos procesos han permitido que se conservara bajo condiciones excepcionales. Actualmente existen diversos yacimientos a lo largo de todo el planeta. Su origen natural hace que este material esté incluido dentro de la categoría de las piedras semipreciosas. Destacando la influencia de esta piedra en las energías positivas y efectos sanadores sobre algunas afecciones físicas y emocionales, siendo estos algunas de las propiedades que ofrece esta piedra natural.

La piedra ámbar es un tipo de gema

El ambar está considerada como una piedra natural incluida dentro de la categoría de las gemas. Se trata de un material de origen natural que puede ser trabajado, cortado o pulido y por ende, empleado para la confección de joyas así como objetos artísticos y ornamentales. Es una piedra natural de gran influencia y repercusión histórica y comercial, perteneciente al segundo grupo. Actualmente, también tiene un importante papel en el ámbito de la litoterapia, ya que además de su belleza, esta piedra destaca por tener importantes cualidades energéticas, terapéuticas y es usado como agente curativo en la medicina popular.

Definición y características de las piedras preciosas o semipreciosas

Si nos remontamos al origen de la palabra piedra, este viene siendo un término común empleado que hace referencia a cualquier material de origen natural, caracterizado por su elevada consistencia. La palabra procedente del griego es frecuentemente utilizada en términos de minería, ingeniería y arquitectura, generalmente en términos constructivos. Por otro lado, en términos geológicos y en el campo de la gemología y joyería se emplean los términos de piedras preciosas y semipreciosas.

Según la definición, estas piedras, también llamadas gemas son materiales de tipo mineral, roca, vidrio o producto orgánico de origen natural. Para considerar un material como piedra preciosa o semipreciosa, debe cumplir ciertos requisitos tales como la dureza, belleza, color, brillo, durabilidad y rareza.

Así pues, se clasifican y valoran atendiendo una serie de parámetros técnicos para verificar sus propiedades. Tal es el caso de la dureza, una de las principales propiedades empleadas para clasificar y valorar estos materiales. Esta propiedad, por ejemplo, es estudiada y categorizada frecuentemente a partir de la conocida Escala de Mohs.

Comúnmente las piedras más conocidas son las de origen mineral. Estrictamente el diamante, el rubí, la esmeralda y el zafiro son los únicos minerales considerados como piedras preciosas. El resto de materiales independientemente de su origen, quedarían englobadas dentro de la otra categoría. De este modo, encontramos piedras semipreciosas de tipo mineral (granate, tanzanita o alejandrita), vidrios (obsidiana) rocas (lapislázuli, ónix o malaquita), productos biogénicos (perlas o coral) y productos fósiles de origen orgánico (azabache o ámbar).

Son muchas las cualidades admiradas a la hora de valorar estas piedras naturales, destacando que su valor aumenta acorde a las escasez de las mismas.

Curiosidades y características de la formación del ámbar

La palabra ambar etimológicamente proviene del árabe y significa ‘lo que flota en el mar’, ya que por sus propiedades flota sobre el agua del mar o agua salada. También llamado succino (del latín succinum). Si bien es un tipo de gema, este material no es no es un mineral debido a su origen orgánico.

Viene siendo un resto fósil, producto de la exudación al exterior de la resina de los árboles, se trata de una sustancia orgánica que se solidifica tras quedar acumulada entre materiales rocosos arcillosos, arenosos o calcáreos y se conserva en su interior durante millones de años.

La formación de esta piedra resulta de un proceso de la naturaleza complejo, de donde las resinas de los árboles quedan enterradas por sedimento y son sometidas a procesos de altas presiones y temperaturas. Muchos árboles producen resinas, pero es frecuente que la misma se descomponga por procesos físicos y biológicos diversos, antes de poder llegar a formarse este material fosilizado. De igual modo, es frecuente encontrar numerosas impurezas en estos materiales, debido a que suele estar asociada a la presencia de materia orgánica. Este proceso convierte a esta piedra natural en un material valioso. Algunos estudios apuntan a que el proceso de transformación de la resina puede tardar entre 1 y 4 millones de años. La mayor parte de los yacimientos que encontramos en el mundo tienen millones de años.

Los tipos de esta piedra natural varían su composición química dependiendo de los árboles de los que proceden, originando una gran diversidad de matices dentro de sus propiedades. Dependiendo de su origen, esta piedra natural puede alcanzar tonalidades muy diversas, siendo las más conocidas las tonalidades amarillentas, anaranjadas e incluso rojizas o marronáceas. Pero existen otras tonalidades verdosas y azuladas de gran interés, dado que son menos frecuentes.

A lo largo de todo el mundo, encontramos numerosos yacimientos de esta piedra natural, algunos destacan por su interés comercial y otros por sus importantes aportaciones a la comunidad científica. Producto de que esta sustancia es capaz de conservar organismos fosilizados en su interior, encontramos entre sus imperfecciones restos de organismos prehistóricos que quedaron atrapadas en él.

Propiedades y virtudes de la piedra natural ámbar

Se trata de una gema asociada a un gran poder esotérico, metafísico y sanador por su importante conexión con la Tierra. Los griegos pensaban que esta piedra procedía del Sol, debido a su suave y cálido tacto, además de su color dorado y luminosidad. Está considerada como un amuleto de numerosas propiedades sanadoras a nivel físico y mental.

Producto de la amplia distribución de estos yacimientos por todo el planeta, así como las diversas variedades de esta piedra, son numerosas las propiedades que podemos asociar a la misma.

Dentro de sus propiedades psíquicas, se trata de una piedra estrechamente vinculada con la energía positiva, se dice de ella que atrapa las energías negativas y tiene la capacidad de transformarlas en positivas. También se relaciona con las buenas vibraciones, el éxito y la suerte. Permitiendo mantener los estados de equilibrio y paciencia para alcanzar la sabiduría y alejar los estados de depresión y estrés. Reuniendo la capacidad para alejar de los estados de depresión. También favorece el amor y la solidaridad.

Entre sus propiedades físicas, destaca esta piedra porque es capaz de prevenir y tratar algunas enfermedades. Alivia el estrés, favorece los problemas articulares y digestivos, trata afecciones respiratorias, es una piedra depurativa y antioxidante, reduce los dolores de cabeza y es un buen regenerador de la piel. Incrementa la fertilidad y capacidad sexual. Es especialmente conocida por ayudar a aliviar los problemas de dentinción en los niños, así como problemas digestivos.

Tu tienda de litoterapia te ofrece una amplia variedad de productos como las piedras naturales como el ámbar. También podrás encontrar información de interés acerca de las utilidades y recomendaciones de los usos de esta piedra.

Elegir una crema solar de calidad para proteger el rostro
¿Dónde encontrar joyas personalizadas para hombres?